Cómo darle la medicina a un gato

La administración de píldoras a un gato puede ser una tarea complicada si no se la realiza con el debido cuidado. Para acostumbrar a la mascota es importante darle los medicamentos desde pequeña. Algunos gatos pueden tomar píldoras con mucha facilidad cuando ya han establecido una buena vinculación con sus propietarios.

Sin embargo, también puede ocurrir que determinadas afecciones requieran del suministro de píldoras por un período largo de tiempo y que el gato sienta un sabor amargo en los remedios, provocando que no quiera tragarlos y los termine escupiendo. Para estos casos podemos seguir unos consejos muy sencillos.

Consejos para darle su medicina al gato

Darle medicación a su gato puede ser una tarea intimidante, pero con un poco de paciencia y la instrucción adecuada puede aprender a hacerlo. Aquí hay algunos consejos y trucos que pueden ayudarle:

  • Pídale a su veterinario que le muestre cómo darle el medicamento a su gato.
  • Haga todo lo posible para mantener la calma. Su gato puede controlar el estrés, así que respire hondo y muévase despacio y con confianza.
  • Esté preparado! Asegúrese de tener el medicamento y cualquier gotero listo y al alcance de la mano.
  • Incline la cabeza de su gato hacia atrás para que tenga la nariz recta.
  • Si le está dando a su gato una píldora, asegúrese de colocarla en la lengua de su gato. Es más fácil para ella tragar y es menos probable que lo escupa.
  • Masajea suavemente la garganta de tu gato para ayudarlo a tragar la píldora.

Preparación para darle la medicina al gato

Lo primero que debemos hacer es cuidarnos bien las manos y recortar nuestras uñas para no lastimar de ningún modo la boca de nuestro gato. Debemos disponer de mucho tiempo y paciencia para trabajar en la administración de medicamentos a un gato. La primera vez puede tomar bastante más trabajo que las restantes, hasta que logremos hacerlo correctamente.

Antes de comenzar le damos a nuestro gato un gesto de cariño como una caricia y algunas palabras dulces. Esto crea una vinculación positiva y facilita la experiencia. Colocamos a nuestra mascota sobre una mesa o mostrador para que se encuentre a una altura considerable. Abrazamos con nuestro antebrazo izquierdo al gato y lo sujetamos muy fuerte, sosteniendo la píldora en nuestra mano derecha. Abrimos la boca del gato y le colocamos la pastilla lo más rápido que podamos. Volvemos a cerrar su boca y la mantenemos cerrada con suavidad pero con insistencia hasta sentir que haya tragado su medicamento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *