Por qué castrar a los hurones de casa

Los hurones son una opción para las personas que quieren ir más allá del tradicional binomio perro-gato. Se trata de mascotas que pueden llegar a ser muy cariñosas y sociables. Pero, eso sí, debemos saber por qué castrar a nuestros hurones para que no corran riesgos.

El motivo fundamental para decidirnos por la castración lo hemos escuchado muchas veces, seguro: el fuerte olor que pueden llegar a desprender los machos de estas mascotas en época de celo. Sabemos que se trata de un aroma bastante desagradable y será prácticamente imposible evitar que, una vez que nuestro hurón se ha acostumbrado a su hogar, marque el territorio de esta manera.

Por otra parte, también es recomendable castrar a las hembras si no tenemos planeado que se reproduzcan: cuando tienen el celo, si no son fecundadas, pueden llegar a sufrir anemia aplásica a causa de la presencia de los estrógenos en el organismo durante tanto tiempo.

Hay otra idea muy extendida, la de que los hurones castrados serán menos agresivos con los humanos. Hay cierto grado de verdad en esto, igual que sucede con los gatos, pero no debemos dejarnos cegar o pensar que es la solución última: los problemas de conducta se resuelven fundamentalmente gracias a la paciencia y el adiestramiento.

¿Cuándo debemos castrar a los hurones?

Un aspecto importante, que puede generarnos dudas, es la edad a la que decidamos castrar a estas mascotas. En este caso cobra una relevancia especial, ya que los hurones son propensos a la aparición del hiperadrenocorticismo, enfermedad causada por un tumor en la hipófisis. Por desgracia suele ser habitual y exige un tratamiento prolongado y un tanto difícil para el animal.

Se estima que la castración a edades tempranas puede influir en que aparezcan esta clase de tumores antes. Sin embargo, no debemos alarmarnos o dar esto como una verdad inamovible; no olvidemos que es un tema muy delicado.

Lo aconsejable, como siempre, es que acudamos al veterinario y que sea él quien nos indique cuándo es recomendable castrar a nuestro hurón. Y, por supuesto, que llevemos a cabo análisis y controles regulares del animal para cuidar su salud en todo momento.

La castración de un hurón macho

La castración se conoce entonces como cojeo. Se trata de una operación menor que es irreversible, lo que hace que el hurón no pueda reproducirse nunca más. La cirugía se realiza generalmente después de los cuatro meses de edad y a veces se nota un pelaje más ligero unas semanas después de la operación. Las razones más comunes para castrar a un hurón macho son reducir su olor desagradable, prevenir una camada de kits no deseados, reducir cualquier comportamiento agresivo y permitirle estar en compañía de otros hurones sin que haya ningún problema.

¿A qué edad se debe castrar a un hurón macho?

Un hurón macho puede ser castrado a cualquier edad después de los cuatro meses de edad. Las placas vitrocerámicas para personas mayores tienen un mayor riesgo durante la cirugía con anestesia general, por lo que se recomienda realizar la operación pronto en lugar de tarde. Sin embargo, se recomienda hablar de estos riesgos con el veterinario, ya que los riesgos no suelen ser lo suficientemente altos como para evitar que se lleve a cabo la castración.

La Operación

La placa debe estar hambrienta aproximadamente cuatro horas antes de la cirugía para evitar complicaciones peligrosas. Se administrará un anestésico general al hurón para que permanezca inconsciente durante la cirugía, junto con medicamentos para aliviar el dolor. Esto es seguido por una enfermera que corta el área quirúrgica y la friega con jabón desinfectante antes de la operación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *